Conversación con Josie Fouts

Cada una de las 55 mujeres que han participado en el Women’s MV Rally tiene una bonita historia inspiradora detrás, pero hoy me gustaría centrarme en la estadounidense Josie Fouts, que se ha convertido en la primera paratleta en recorrer la ruta MV. Hablamos con ella sobre su experiencia:

Photo: Johanna Jahnke @johanna_jahnke

-¿Quién es Josie Fouts? Háblanos un poco sobre ti!! 

¡Soy una Paratleta con la misión de salvar el mundo con el ciclismo! En 2018, dejé el trabajo de mis sueños para entrenar a tiempo completo para los Juegos Paralímpicos de Tokio porque realmente creo en el poder holístico de la bicicleta. Me encanta montar en bicicleta porque me enseña más sobre mí misma que lo que aprendí en 18 años de educación, incluida la universidad. La primera lección que aprendí es que me hace sentir mejor ante la adversidad. Por ejemplo, cuando se pospusieron los Juegos en 2020, descubrí mi amor por el ciclismo de montaña y, desde entonces, tengo la misión de conseguir que el paraciclismo de montaña se convierta en un deporte paralímpico. ¡Una parte de ese objetivo consiste en ir un paso más allá en la imagen de lo que es capaz de hacer un paratleta encima de una bicicleta y Montañas Vacías fue la prueba definitiva de mis habilidades! 

-Y en un punto de tu vida sentiste que podías aportar tu granito de arena para cambiar el mundo que te rodeaba…

Ese punto de mi vida fue reciente, a raíz de la pandemia de 2020. Sin la presión de los resultados encima de la bici, tuve la oportunidad de montar por los caminos simplemente por diversión. Con el aire fresco en los pulmones y el sol en la cara, pude encontrar mi propósito pedaleando en la naturaleza, donde nada es perfecto pero todo se adapta a su manera. 

“Cuanto más lejos estoy de una sociedad que se centra en lo que no puedo hacer, mejor puedo entender lo que sí puedo hacer”.

-La inspiración es un concepto global y multidimensional, lo hemos visto estos días en el evento con Lael. ¡Ha aportado tanto en tantos campos diferentes! ¿Qué ha supuesto para ti cruzar el Atlántico para formar parte de este grupo de 55 mujeres? 

Literalmente, ¡lo ha sido todo para mí! Tenía mil excusas para no hacer este viaje: mi prótesis está diseñada sólo para una hora de bici, no hablo español con fluidez y mi bicicleta no llegaba a tiempo. ¡Pero con el apoyo de Lael, Komoot y las otras 50+ mujeres, me animé a seguir perseverando y conseguí recorrer 534 km de MontañasVacías en 7 días!

Photo: Johanna Jahnke @johanna_jahnke

-¿Cómo fue tu experiencia por los caminos de MV?

-¡Fue mágico! Conecto mejor conmigo misma cuando estoy en la naturaleza porque cuanto más lejos estoy de una sociedad que se centra en lo que no puedo hacer, mejor puedo entender lo que sí puedo hacer. Los caminos de MontañasVacías aglutinan y representan con exactitud los altibajos de la vida diaria. 

-¿Qué consejo darías a las compañeras y compañeros que piensan en enfrentarse a un reto similar? 

Simplemente cree en tí mismo. 

-Han sido meses intensos para tí, algún nuevo desafío en mente?

Mi próximo reto es establecer el primer Para-FKT* a lo largo del White Rim Trail, una ruta de MTB de 160 km en Utah. ¡Iré sin peso, así que hacer MontañasVacías fue el entrenamiento perfecto!

* FKT ó Fastest Known Time, concepto que hace referencia al tiempo más rápido conocido en recorrer una ruta establecida.

Te deseamos lo mejor en tus proyectos, fue un verdadero privilegio tenerte aquí en MV y sentir tu energía, eres pura inspiración. ¡Esperamos volver a verte pronto dando pedales!

Podéis seguir a Josie participando en un programa de TV de Estados Unidos llamado All Terrain Bicycle Challenge, y en su cuenta de instagram @ms.stubbornness

Photo: Johanna Jahnke @johanna_jahnke

En ruta con Josie

Por Johanna Jahnke @johanna_jahnke

La verdad es que Josie y yo no nos conocíamos antes de MontañasVacías, pero decidimos compartir habitación de hotel la primera noche. Las previsiones meteorológicas eran terribles así que con una buena noche de descanso, todo se vería de una forma diferente al día siguiente. Por experiencia, sabía que en condiciones de frío y humedad mi asma podía empeorar y me daban bastante miedo todas las subidas y pasar tanto tiempo en altitud. 

La bici de Josie llegó más tarde ya que se perdió en el aeropuerto,, así que tuvo que montarla ella sola en el hotel la noche siguiente, cuando yo ya había salido. Además, la bici llegó con dos dientes del plato rotos, pero aun así la bici iba bien. Durante el viaje se aseguró de tratar bien la cadena, manteniéndola limpia y lubricada, e incluso bromeaba sobre la regularidad con la que se le salía la cadena: ¡justo una vez al día!

Esto nos muestra cómo Josie se enfrenta al mundo. ¿Algo no funciona? No pasa nada, arréglalo, vive con ello, y sigue adelante… Aprendí mucho de ella. No sólo me enseñó ejercicios de respiración para mi asma, sino que también tuvimos largas conversaciones sobre cómo el mundo separa entre las personas con y sin discapacidad y cómo eso influye en la vida de esas personas. Como persona no discapacitada, me siento muy agradecida de que Josie compartiera conmigo su punto de vista, sus ideas y sus conocimientos. Su perspectiva del mundo. Ojalá dejaran de existir esas barreras.

Pedalear juntas fue muy divertido. Después del primer día, ya no nos separamos en todo el viaje. Encontramos un buen ritmo y nos divertimos mucho. La prótesis obligaba a parar de vez en cuando, sobre todo en los días de calor, por el sudor interior. Aprendí a tomármelo con más calma, a hacer fotos, a disfrutar del paisaje, a descansar más en lugar de pedalear sin parar durante todo el día… Mi ultra-ciclista interior tuvo que librar unas cuantas batallas, pero ahora, mirando atrás, no cambiaría nada de lo vivido.

Photo: Johanna Jahnke @johanna_jahnke

Éramos un equipo: Nos cuidábamos la una a la otra como en cualquier grupo de ciclistas. Solo tuve que echarle una mano a Josie en dos ocasiones, una al escurrir la ropa mojada después de lavarla y otra para inflar su rueda con la bomba. Ambas podría haberlas hecho ella sola perfectamente, pero para mi era algo más fácil. Para eso están los compañeros de equipo, ¿no?

Johanna Jahnke formó parte del único equipo femenino que ha terminado oficialmente la Transcontinental Race y dirige el podcast Die Wundersame Fahrradwelt

Si estáis interesados en leer todo su recorrido, podéis encontrarlo aquí